Conoce tu comarca

Historias, leyendas y paseos por lugares de la provincia de Segovia.

¡Ay Castilla! Aún de tintes azules, ¿donde quedó el verde esperanza de tus hijos? Sigues tan vieja como siempre, con tantos castillos como siempre y con tantos vasallos como humildad en sus campos. Me sabes a agua de botijo olvidado, me hueles más a alcanfor que a primavera en flor, ¡ay Castilla!, tienes aromas de vieja cuba, heredada de tus raíces centenarias, caminos de polvo y lágrimas, altares y cruces infundadas, pero llegado el verano, sorprendes mis sentidos, con los colores de grana y oro de tus campos.

El templo románico, nace de las raíces de la historia de un pueblo, la historia la escriben sus gentes, sus pasiones, sus tradiciones, sus amarguras, sus creencias, su trabajo, su fe, estos son los cimientos del templo.
Los sillares no son más que esas gentes colocadas con no menos empaque o destreza, como su sociedad, pero siempre, siempre, con la armonía que caracteriza al templo románico, este no se puede disociar del pueblo donde se encuentre, y este tampoco de la naturaleza que le rodee y este ubicado, el pueblo ademas de sus casas, su patrimonio, son sus gentes, esa es la esencia de un pueblo, sus gentes.
No solo se debe de admirar el templo, sino todo lo que le rodea, paisaje y paisanaje, su enclave no es altruista, entonces entenderemos realmente el arte románico. Y, tal vez, entender el momento de la historia a quien estaba dirigido y el porqué nuestras generaciones deben proteger este legado, y recordar nuestro pasado, es una lección de humildad que no debemos olvidar, en ocasiones para no volver a tropezar de nuevo, otras para imitar.
Protejamos nuestro patrimonio.

Fresneda de Sepúlveda

 Duratón

Ermita del Casuar, Valdevacas de Montejo

San Vicente, Hinojosas del Cerro

San Juan, Orejana

Sobre las cookies

Comentarios

Archivo

La Senda de los Frailes



Etiquetas