Conoce tu comarca

Historias, leyendas y paseos por lugares de la provincia de Segovia.

¿PATRIMONIO VIVO ?
Nuestros pueblos encierran un patrimonio, que de no pararnos detenidamente, pasan inadvertidos para muchos.
Hace unos días estuve a una charla con el titular PATRIMONIO VIVO,(sede P.P)el resumen de la charla, a mi entender fue desalentador,<el patrimonio le debemos salvaguardar todos,no hay dinero suficiente en la administración para mantener tanto patrimonio ><El patrimonio de mas valor sacarlo de los pueblos y capitalizarlo en un museo diocesano en la capital>¡¡vale!! y digo yo,nuestros pueblos tienen un patrimonio de incalculable valor,ya no solo un valor económico,arte,tradiciones,fervor,son nuestras raíces ,nuestra identidad,pero nuestros pueblos se mueren y nuestro principal patrimonio son sus habitantes para salvaguardarlo sufragando su conservación ¿que hacer?.
El sistema establecido, solo nos quiere para producir y llenar las despensas de los termiteros(capitales) ni mas ni menos,crear cada vez mas producción con el menor gasto, ya no solo económico si no personal,consecuencias,su despoblación.
En resumen,nuestros pueblos desaparecerán y con ellos su patrimonio,por ello deberán cambiar su formas de actuación, o el titular de la conferencia, por algo mas coherente a nuestros tiempos PATRIMONIO AGONIZANTE.
Joyas como estos artesonados irreemplazables, tienen la necesidad de mimos y conservación, ¡¡ pero claro!! estos no tienen intereses económicos ni votos como los de la capital.





Recorriendo esta nuestra vieja Segovia, me encontré con esta cruz en mitad de la nada, en pleno campo, junto a un camino, como tantas, pero me sorprendió por sus flores, pues me pareció una de las tres cruces para rogar al cielo sus beneficios, y busqué una razón en el pueblo de al lado el porqué de esas flores.
No tardé en encontrar, no una razón, sino una bella historia que emocionó mi frágil alma, esas flores las colocaba una señora en recuerdo a su marido muerto hace unos años y ¿por qué en ese lugar? Muy simple, me dijeron, de jóvenes, cuando se conocieron ,cada uno era de un pueblo, el amor les juntaba a medio camino, en esa cruz, que está en la división de los dos pueblos y en el aniversario de su muerte las coloca allí.
Me pareció hermoso, honrar con unas flores ese bello recuerdo de juventud y ese lugar que les unió, hasta que la dama Muerte les separó, pero creo que es solo físicamente, pues en espíritu creo que aún siguen juntos.

¡Ay Castilla! Aún de tintes azules, ¿donde quedó el verde esperanza de tus hijos? Sigues tan vieja como siempre, con tantos castillos como siempre y con tantos vasallos como humildad en sus campos. Me sabes a agua de botijo olvidado, me hueles más a alcanfor que a primavera en flor, ¡ay Castilla!, tienes aromas de vieja cuba, heredada de tus raíces centenarias, caminos de polvo y lágrimas, altares y cruces infundadas, pero llegado el verano, sorprendes mis sentidos, con los colores de grana y oro de tus campos.

El templo románico, nace de las raíces de la historia de un pueblo, la historia la escriben sus gentes, sus pasiones, sus tradiciones, sus amarguras, sus creencias, su trabajo, su fe, estos son los cimientos del templo.
Los sillares no son más que esas gentes colocadas con no menos empaque o destreza, como su sociedad, pero siempre, siempre, con la armonía que caracteriza al templo románico, este no se puede disociar del pueblo donde se encuentre, y este tampoco de la naturaleza que le rodee y este ubicado, el pueblo ademas de sus casas, su patrimonio, son sus gentes, esa es la esencia de un pueblo, sus gentes.
No solo se debe de admirar el templo, sino todo lo que le rodea, paisaje y paisanaje, su enclave no es altruista, entonces entenderemos realmente el arte románico. Y, tal vez, entender el momento de la historia a quien estaba dirigido y el porqué nuestras generaciones deben proteger este legado, y recordar nuestro pasado, es una lección de humildad que no debemos olvidar, en ocasiones para no volver a tropezar de nuevo, otras para imitar.
Protejamos nuestro patrimonio.

Fresneda de Sepúlveda

 Duratón

Ermita del Casuar, Valdevacas de Montejo

San Vicente, Hinojosas del Cerro

San Juan, Orejana

Sobre las cookies

Comentarios

Archivo

La Senda de los Frailes



Etiquetas