Conoce tu comarca

Historias, leyendas y paseos por lugares de la provincia de Segovia.

Calabazas de Fuentidueña es un pequeño pueblo perteneciente a la comunidad de Fuentidueña, de apenas cuarenta habitantes, una pequeña ermita dedicada a San Roque, abogado por excelencia contra la peste y todo tipo de epidemias, y un templo en el Otero dedicado a nuestra señora de la Asunción,(sigloXVI), fuentes no le faltan, bodegas tampoco.
Pero lo peculiar de este pueblo es lo que alberga en su interior el templo, unos lienzos pintados con escenas de la pasión de Cristo colgaban desde el coro hasta el suelo, mi interés por lo impactante que me sugirieron esos lienzos y mi ignorancia me hizo preguntar, las respuestas llegaron: se llaman sargas por ese tipo de tela utilizado a modo de lienzo, velos de pasión, velos de Semana Santa y su uso era tapar los altares en Semana Santa, hasta el día de la resurrección que se retiraban, una tradición o rito ya perdidos.
Mi mente se precipitó a un pasado por momentos y un sobrecogedor escalofrío me recorrió el cuerpo, solo de pensar lo tétrico que sería el escenario, para los más jovencillos, velas humeantes, sombras proyectándose sobre esos lienzos, dándoles movimiento y vida, y el sonido de esos rezos o plegarias interminables de las más beatas, cubiertas con un velo negro, casi inertes, como fantasmas.
Así domina la religión al pueblo, con miedo y por otra parte, haciéndose los benefactores de sus buenas cosechas por intercesión del buen San Roque. 

QUE HERENCIA MÁS MALA NOS DEJÓ LA IGNORANCIA










De nuevo, la nieve, aliada con el silencio, retó a la oscuridad de la noche, incansable, dejó su manto blanco durante toda la noche, fue una batalla perdida, las tinieblas la derrotaron, solamente aliándose con la luz del amanecer y una temperatura congeladora fue vencedora, mudos, rendidos y de apariencia fantasmal, aparecieron tras la larga batalla, pero vivos y llenos de belleza.
Llegando el mediodía, sus infieles aliados quisieron ser aún más protagonistas y fueron derritiendo al creador de esa blanca belleza, para convertirla en no más que agua, que como liquido elemento se fue en busca de los arroyos y ríos, que pletóricos y alegres recorren sus cauces llenando de vida sus riberas,y es que la historia solo la escriben los vencedores . 







Apenas han pasado las ocho de la mañana de una nueva semana, un nuevo día, que parece negarse a amanecer, solo el silencio es el protagonista, un gélido y blanco silencio que parece ser el único que está despierto. Poquito a poco los pueblos van despertando, abriendo tímidamente los ojos de sus casas, para más tarde abrir sus puertas, pero no todos los pueblos, algunos seguirán en silencio, un cruel y agónico, eterno silencio. 



La Leyenda Continua, así rezaba la convocatoria para todos aquellos caballeros de bellos y no tan bellos corceles del siglo XXI, son caballeros de este siglo, a veces solitarios, otros en grupos, vagan por nuestra península, son tan libres y tan nómadas como el viento de Otoño, deslumbran a su paso con el brillo de los cromados y el rugir de sus monturas. Sus coloridas armaduras y yelmos, muestran con orgullo como cicatrices de sus batallas, insignias, medallas y estandartes, y, aunque siendo de diferentes ordenes, no niegan el saludo al cruzarse con otro caballero, ni la asistencia a cualquiera en apuros en el camino. Por sus venas circula algo más que gasolina de muchos octanos, su pasión son las motos, no faltaron a su cita, a ese abrazo, ya lejano en el tiempo, de ese amigo, a la charleta al calor de la hoguera, a un brindis de cerveza por este encuentro y otro por un futuro reencuentro, quien sabe donde ni cuando.


CRÓNICA DE LA LEYENDA CONTINUA


La intendencia estaba preparada para la llegada de los primeros caballeros, llegados de diferentes puntos de este país, Albacete, Madrid, Murcia... y de los limítrofes, a buen seguro, cansados, hambrientos y sedientos, pero felices de llegar con bien.

Un recuerdo a estos compañeros, ¡¡buena atención y buena cerveza tenían¡¡


Sobre las cookies

Comentarios

Archivo

La Senda de los Frailes



Etiquetas