Conoce tu comarca

Historias, leyendas y paseos por lugares de la provincia de Segovia.


Apenas han pasado las ocho de la mañana de una nueva semana, un nuevo día, que parece negarse a amanecer, solo el silencio es el protagonista, un gélido y blanco silencio que parece ser el único que está despierto. Poquito a poco los pueblos van despertando, abriendo tímidamente los ojos de sus casas, para más tarde abrir sus puertas, pero no todos los pueblos, algunos seguirán en silencio, un cruel y agónico, eterno silencio. 


Aquella noche llegó a mi casa acompañada de mi hijo, era la noche de Reyes, y se quedó a cenar.
 Intenté que se sintiera con confianza en mi casa, pero apenas lo conseguí.

Más tarde, mi hijo me confirmo mis sospechas, sus padres en paro, una pequeña ayuda, y un alquiler donde se les iba toda ilusión, MALDIGO ESTA CRISIS Y TAMBIÉN A VOSOTROS LOS LADRONES QUE SE ENCUMBREN EN ELLA ROBÁNDONOS LA ILUSIÓN Y LA VIDA, SOBRE TODO A LAS NUEVAS GENERACIONES.



Dime tu, muchacha de ojos tristes
de carita escondida tras tu pelo
quien te robó tu sonrisa
quien tu vestido de princesa
quien tus alas de mariposa

Dímelo tu muchacha de alma inquieta
quien no te deja volar
como mariposa en primavera,
que te envidien las estrellas
y hacer sombra a la luna

Dímelo tu crisálida de ojos verdes
de voz entrecortada casi mudas
quien te robó la ilusión
quien tu amanecer
quien tu orgullo de ser mujer

Dímelo tu refugio de mil pesares
y otras mil lágrimas derramadas
Quien,no te deja sentir lo que sientes
¿quien son culpables?
¿quien los inocentes?
culpables todos
inocente solo tu, mi querida niña


Hace mucho, muchísimo tiempo, en la próspera ciudad de Hamelín, sucedió algo muy extraño: una mañana...  a si comenzaba un cuento por todos conocido, pero eso ¡sucedió hace tanto tiempo! que poquito a poco con el tiempo, el cuento se fue transformando, para contar en la actualidad... Hace no mucho tiempo, un incierto día en mi memoria, pasó por el pequeño pueblo de Sebúlcor, un Apasionado de la Música, sii esa que es poesía sin letra, esa que no necesita idiomas para entenderse, esa que que une, que emociona, siiii la música, y les propuso hacer entre los del pueblo una coral y cantar y cantar y ahogar sus penas, sus pesares, la cotidianidad, sus desencantos... con sus voces, los del pueblo que allí asistieron un poco desconcertados, no dando crédito a su propuesta le preguntaron:
-¿Pero como lo haremos si nosotros no tenemos actitudes musicales ni voz  para tal cosa?- a lo que él les contestó:
-Todo aquel que ponga interés, trabajo y empeño lo conseguirá.-
Tal fue su poder de convocatoria que el grupo coral se formó, esfuerzo, trabajo y empeño por parte del Apasionado de la Música dieron el resultado, los componentes estaban contentísimos con sus logros, sus limitaciones las sabían todos, pero eran tan gratificantes los aplausos en sus actuaciones por los diferentes pueblos de la comarca e incluso en la capital... El gusanillo de la música entró en todos los participantes y en aquellos que acudían a  escucharles y pensaban, -si ellos pueden cantar yo también lo podré conseguir- y la coral crecía con nuevos componentes de los pueblos de alrededor y alguno más del pueblo de Sebulcor.
Un buen día, pasado ya un tiempo, de nuevo el Apasionado de la Música les dijo, que sepáis que con vuestro esfuerzo y trabajo habéis conseguido algo que no imaginabais en vuestros comienzos, siempre podréis superaros ¡pero!, conseguiremos  también hacer música pero ya no con vuestra voces, sino también con guitarras, laudes, bandurrias que  tenéis medio abandonadas por vuestras casas, formaremos una rondalla.

Empezaron de nuevo, algunos por primera vez a rasgar las cuerdas de una bandurria, otros recordaron su juventud cuando empezaron a acariciar las cuerdas de su guitarra o laúd. La magia de la música de nuevo surgió y de nuevo, trabajo, empeño, horas de dedicación y ensayos dieron su fruto, un fruto que se proyecta más allá de la música, a la vida, en la que siempre debemos intentar superarnos, es todo un logro personal, donde tal vez los aplausos no existen en el día a día, pero si el reconocimiento de los que están a nuestro alrededor y lo más importante, el nuestro propio.
Recientemente en estas fechas de Navidad se presentó al público la rondalla en el pueblo de Sebulcor, con la interpretación del tema Noche de Paz, el grupo lo componen un total de unos ventitrés, guitarras, laudes, bandurrias y el Apasionado de la Música, que tiene nombre y nos trasmite el espíritu de la música, haciéndolo llegar a cada rincón de cada pequeño pueblo.
José Ramón, enhorabuena por ello y, por supuesto, a todos los componentes de corales y rondallas.

Sobre las cookies

Comentarios

Archivo

La Senda de los Frailes



Etiquetas