Conoce tu comarca

Historias, leyendas y paseos por lugares de la provincia de Segovia.

Impresionante imagen que recogí momentos antes de ser otro secreto para los más de los mortales,este ser momificado apareció en una tumba en unas excavaciones que se realizaron en la cueva de los Siete Altares sita en el pueblo segoviano de Villaseca,junto a unas piezas metálicas extrañas que no me permitieron fotografiar,esta que os muestro fue robada en un descuido antes de echarme del lugar los científicos que allí se presentaron de diferentes puntos del planeta.
Mide alrededor de un metro,como se puede ver apareció en esa posición fetal y en una tumba realizada con lascas de piedra y tapada con una losa de piedra caliza muy habitual en la zona pero tallada en ella unas inscripciones ilegibles para un lego como yo.
Muchas incógnitas,muchos estudios,quedan por hacer,como siempre,estudios top secret,
Una pieza mas de este puzzle de la vida,¿quienes somos?¿de donde venimos?¿a donde vamos?¿estamos solos ?¿es este ser quien nos dio esta" inteligencia"?¿es este nuestro primo lejano? ¿o son los dioses esperados?¿por que no nos parecemos a los demás seres del planeta?tópicas preguntas y mas preguntas sin respuestas,tenemos el ser humano la capacidad de pensar y enmendar nuestros errores cometidos civilización tras civilización pero nuestros instintos mas primitivos no les superamos,somos espíritus encerrados en un animal bípedo mas fuerte,no mas, inconscientes de nuestro final ya mas cercano para muchos,otros seguirán persiguiendo quimeras de dioses y como bandera y lema YO SOY LA VERDAD
Y a pesar de todo esto seguiremos celebrando el Día de los Santos  Inocentes,pero solo un día lo celebramos, pero inocentes, lo somos todos los días del año,


El Antonio se bebía hasta el agua de los charcos, el bar era su medio natural, aquel día salió del bar a echar un cigarro y todos le avisamos, -ten cuidado fumas mucho, que fumar pone en el paquete que mata-, y no haciendo caso, se lio un cigarrillo y salió a la calle. No pasó mucho tiempo, cuando desde el interior vimos una deflagración por las ventanas, todos pensamos lo mismo, se ha acercado mucho la llama del mechero a su aliento y se ha inflamado. Pobre Antonio, apenas en unos segundos no quedó de él más que el recuerdo, un olor a destilería clandestina,  un pequeño montón de cenizas, no más grande que las de un cenicero a última hora de la noche, y su cigarrillo, que, por cierto, estaba entero y aun humeaba. Pobrecillo- dijo uno- fumando hasta su último momento- a lo que le dijo otro que allí se encontraba, -si es que tenía mucho vicio, no ha podido dejarlo ni muerto-. Y es que el Antonio era mucho Antonio, tenía solo tres vicios, decía él, las mujeres, el vino, con sus derivados en su más amplia gama de colores, olores y sabores, y el tabaco, en este vicio, era fiel a su picadura, sin boquilla y apurado hasta que sentía que se quemaba el labio inferior, pues tenía una habilidad innata, el cigarrillo se quedaba fijo desde que lo encendía hasta que se apagaba en su labio inferior, que ni el Lotcite ese.
Llamaron al Ole, el dueño del bar, y le pidieron una escoba, un recogedor y un botellín de cerveza vacío. -A buen seguro-, dijo uno, -estará tan agustito metido dentro-, aunque su debilidad era el orujo, nunca hizo ascos a nada que estuviera embotellado, bueno, solo al agua, que solo la empleaba para lavarse la cara, eso sí, cerrando muy bien la boca, no fuera a tragarse algo, y a veces, dicen las malas lenguas, que hasta se duchaba. -Pero hombre- apuntó Andrés, el juez de paz, allí presente (curioso lo de este hombre, se tomaba tantos vinos al día como años estaba en el cargo, quince exactamente, estaba en ese momento en su decimotercer aniversario), -lo pertinente sería llamar al médico- al que persuadió el Pepe -¿pa qué?, ¿pero pa qué? ¿pa hacerle una transfusión de sangre?- y Andrés -bueno, pues a la pareja de la guardia civil- y el Pepe -¿pa qué? ¿pero pa qué?- con las ganas que tenían ellos de que les dejará en paz, a lo que el juez de paz, mu serio él, le dijo, -pos pa darles una alegría aunque nada más sea, se lo han merecido los pobrecillos, ¡con las que les ha preparao! Y si no, pues,  al señor cura para que le de la Santa Extremaunción- y Pepe, contradiciéndole de nuevo-¿pa qué? ¿pero pa qué? eso, solo es aceite, a ver si se prepara otro incendio, si le trajera vino de la eucarística a lo mejor le gustaría al pobre Antonio. Nada, nada, lo recogemos, lo metemos en el botellín y le dejamos en la estantería del bar y aquí no ha pasado nada.-
Y así lo hicieron, y tooos contentos, dicen que el Ole, todas las mañanas, nada más abrir el bar, moja sus cenizas con un chorrito de aguardiente, también dicen que sus cenizas, siempre, siempre, están secas.

Y estas son las historias de un pueblo, un pueblo cualquiera, unos protagonistas cualquieras y un difunto, no cualquiera, era el pobre Antonio, que el dios Baco le acoja, no en su seno,mejor que le tenga en su bodega.

Pues eso ,vamos a buscar boletus o lo que se tercie,os invito a pasear por los pinares de mi tierra,por suerte para mi con salir de casa ya estoy bajo su sombra, una navaja o un cuchillo,una cesta de mimbre osease no cubos ni bolsas de plástico, pues las esporas de las setas que cojamos  las esparciremos por donde pasemos,buen calzado,una botella de agua y por si acaso un mechero,¿el mechero?nunca se sabe,el pinar es muy traicionero,y,MUY MUY GRANDE y uno se puede perder,un pequeño fuego  llamará la atención a kilometros llegada la noche,yo en cierta ocasión ya socorrí a unos perdidos que encontré deambulando por la carretera,era de noche y no sabían ni donde tenían el coche para volver,por lo que les llevé a su pueblo y mañana de día se verán las cosas algo mejor !!digo yo¡¡

UNOS CONSEJOS,
.A mi me les dio mi padre.
El vehículo siempre siempre dejarle en dirección de salida,a sí nunca os confundiréis a la hora de marchar.
El agua nunca se tira hasta no llegar a casa,nunca se sabe...
No te salgas de los caminos ademas de poder quedar atascado en la arena es denunciable,
Al dejar el coche e iniciar la búsqueda tomar referencias con prados,alguna poveda arroyo ......
Prefijar un poco vuestro itinerario,....alrededor de ese prado,ese pinarcejo aislado
Nuestra mirada está la mayor parte del tiempo mirando al suelo,es muy facil despistarse cuando se pilla un corrillo de nicalos,vas de uno a otro y ni te enteras donde llegas,deja la cesta cuando encuentres el corrillo y recorre en círculos detenidamente,
El pinar es lo que tiene, pinos y pinos y todos iguales,nada mas adentrarte en el pinar y de  vez en cuando levanta la cabeza e intenta localizar el vehículo,le perderás de vista, pero no la orientación donde le dejaste pues tendrás referencias por donde pasaste.
En el pinar se pone la noche muy rápido,y de noche todos los gatos y pinos son pardos,no te entretengas cuando veas atardecer.
Y sino te enteras, pues comprate un G.P.S
Se me olvidaba no te olvides el papel higiénico,los piñotes o roñas son poco delicados con la piel,y ademas de eso dicen por aquí <que quien se limpia con canto roña o teja, arranca pelo y mierda deja>el apretón en el pinar es frecuente,espacio tienes,y a sí se aprende cual es la parte de atrás de un pino,
EL PINAR ES PARA DISFRUTAR,RESPETARLE

 Yo suelo ir a pinares,que ya conozco de hace años ,son lugares frescos,el agua es importante,y los pinares son muy áridos y este año no ha llovido poco y es vital para que salgan las setas,en años que llueve mucho antes de temporada saldrán hasta debajo de la cama,pero este año está complicado,esta Amnita es una buena señal,son de las setas mas madrugadoras en la temporada, de ella dicen que es la casita de los gnomos.

Estas también son casitas pero adosadas ¿o son acosadas? 
es bonito ¿no?pues por eso las dejaremos tal cual, no privemos al que pase por allí 
de admirarlas como lo hemos echo nosotros.
Estas florecillas de otoño dan un toque menos sobrio al pinar,
esta muy seco cruje el barrujo como patatas fritas en bolsa,no es buena señal,
pero lo intentaremos,en pinares cerca de praderas o lagunas ya secas,
El terreno parece estar muerto pero no debe confundirnos,está solo 
un poco dormido esperando despertar con unos buenos chaparrones.



Esto es una secuencia de imagenes,donde quiero incidir en que nunca, nunca, debemos levantar el barrujo si no notamos que de debajo puede estar alguna seta u hongo,es su habitad,no lo destruyas, debajo de la masa vegetal que las cubre hay un microclima si lo alteramos dejaran de fructificar,y una vez que lo cortamos (no arrancarlo) taparemos de nuevo,el buen buscador de setas no deja rastro por donde a pasado, 
SEAMOS RESPETUOSOS CON NUESTRO JARDÍN DE OTOÑO Y CON NUESTRA DESPENSA

  
NO TODAS LAS SETAS SE COMEN
 Es mas importante conocer a la perfección las setas mortales y tóxicas antes que las comestibles y en casos de dudas las rechazaremos,esta que os muestro y que es muy común en nuestros pinares puede ser mortal ,desechar las inmaduras en su estado joven todas se parecen un poco.
Para los principiantes,ir acompañados por alguien que esté un poco ducho en estos menesteres, 

Macrolepiotas,
Un pedo de lobo,comestible en estado joven ,cuando madura hace al pisarle plof, y sale un polvillo marroncillo,son sus esporas,son curiosas las formas que tienen algunas plantas para esparcir su especie

Coprinus comatus,esto les encuentro en mi patio,son excelentes comestibles,se hacen en una noche si las temperaturas son favorables.
Esta imagen me resultó curiosa ,de arriba a abajo estaba como rasgado, y su copa seca,creo que le abrazó un rayo en alguna tormenta,¡¡hay abrazos que matan!!

Esto es un champiñon, bola de nieve,su recolección es uno de los mas peligrosos,no nos confiemos nunca, en su estado joven es similar o igual a las amanitas mortales ,la diferencia, el color de su esporada,la bola de nieve o champiñones en estado maduro es de color rosaceo,pero en estado joven es blanquecino,
Es importante en cualquier seta u hongo,ademas del conocimiento, analizarlas detenidamente en su recolección y llegados a casa limpiarlas y cocinarlas  el mismo que las recolecta,no está de mas un nuevo repaso.
Estracto de una noticia de un periódico de Castilla Leon
 En la Comunidad, los casos de intoxicación por la ingestión de setas se elevan en ese periodo a 226, contabilizándose dos fallecidos.

No solo es una afición ,en otoño los pinares de nuestra comarca se transforman,es un placer pasear por ellos y  si tenemos suerte paladearemos un poquito de su esencia, 

Unos boletus ,unas gambillas o langostinos crudos(el mar opcional),una pizca de cayena,sal y unos huevos si queremos cundirlo un poco mas, y a la a disfrutar.


Hace unos días, dando un repaso a las estadísticas de este blog, me encontré con una búsqueda curiosa para mi, aunque creo que más curiosa para quien buscaba la información, la pregunta o búsqueda era "Qué ver en Segovia y provincia". ¡¡Pero... madre del amor hermoso!! fue lo primero que se me pasó por la cabeza, meditando un segundo y mordiéndome la lengua pensé, qué lastima no poder contestar, pero, si le contesto, aunque dude que llegue a verlo a través de estas lineas que mando al viento este de la red.
Segovia, al igual que su provincia, no se debe ver únicamente, Segovia, al igual que su provincia, es para sentirla con todos los sentidos que tengamos y aun nos quedaremos sin percibir todo el encanto y belleza de esos rincones de la naturaleza, donde el cielo azul inigualable, y como cómplice un sol radiante, será nuestra luz en el camino, nuestro perfume serán los tomillos y las plantas aromáticas que a nuestro paso, al pisarlos, nos darán toda su fragancia, nuestros oídos se deleitaran con las más bellas sinfonías de jilgueros y ruiseñores acompañados por el susurro de las riberas de nuestro ríos, nuestra vista admirará impresionantes cortados meciendo en sus profundidades las aguas de los ríos Duratón, Riaza o Pirón, que nos sorprenderán y envidiaremos a los dueños y señores de esos parajes con sus juegos con el viento, los buitres, el halcón peregrino, chovas, alimoches...

Descubriremos en pequeños pueblos lo autentico del vivir con nuestras gentes, sobrias tal vez, algo recias en sus formas, pero sobre todo autenticas y amables, entre sus casas humildes se levantan en piedra rosa del Villar, blanca de Fuentidueña, rubias de la zona del Pirón o ladrillo en la zona de Cuellar el arte del románico, geometrías imposibles, bellos capiteles figurados, metopas representando nuestro pasado rural donde la luz del atardecer recorrerá poquito a poco cada una de sus galerías porticadas, dándole matices de color y sensaciones únicas a nuestro sentidos.
En nuestro mar de pinares nos perderemos entre el verde eterno de sus copas de sombras infinitas, buscando esos preciados frutos en su temporada y si la jornada se dio mal tendremos la posibilidad de degustarlas junto a otras exquisiteces que los restauradores preparan en sus cocinas y hornos de leña, unas setas de cardo, unos boletus, cochinillo, lechazo, dignos de los mejores paladares,
Nuestros campos de cereal preñados en primavera del pan nuestro de cada día, con la suave brisa, como la de un suspiro de cada tarde, y de cada amanecer, acunan el rojo pasión de las amapolas, las azules flores de la planta de escoba nos recorren los caminos, ¡¡y en los prados!!, las amarillas campanillas y mil florecillas de otros mil colores que como pétalos de margaritas todos ellos te dirán al deshojarles, te quiero. 

Segovia y provincia es para perderse y descubrirla, y, sobre todo, sentirla y dejar quererte por Ella.

Campos de Castilla, campos segovianos, campos de sudor y hambre pasados
campos de primaveras preñados y veranos abortados
se mecen las amapolas y los trigales con el susurro de una brisa mañanera

Pueblos ya sin tejados, ya solo quedan añoranzas de un pasado
pueblos de calles mudas, de pasos cortos y lentos 
pueblos ya perdidos esperando ser encontrados

ya las fuentes se secaron, sus entrañas no huelen a vino
sus puertas descerrajadas ya no atesoran su bien mas preciado 

Surca el rio Duratón por las encrucijadas de sus hoces
y junto a San Miguel, las ermitonas le miran, y Él las mira a ellas

El Olmo, diez casas,apenas diez vecinos, un río el Serrano y su preciosa románica
La Virgen del Olmo,ni mas ni  menos,¡¡ casi naaa!

Un pueblo cualquiera ,un camino que llega a cualquier lugar,
caminos que hicieron pueblos ,pueblos que hicieron caminos
caminos llenos de Historia con mayúsculas

La sobridad de la Semana Santa nos deja imágenes que nos sobrecogen por el fervor que trasmiten


 .....las piedras hablan,sólo debemos de estar en silencio y escucharlas , sentir su calor a pesar de estar heladas por este frío invierno, ver como cambian su color a medida que el sol se pone por el oeste y ver como sus fustes recorren poquito a poco la galería porticada , sentir que te miran esa piedras a través de diminutos ojos cincelados en sus capiteles por canteros anónimos .......
Si,la nieve tiene algo diferente,paseando por ella nos sobrecoge,nos hace 
pequeños esa naturaleza ,nuestros pasos por la nieve resuenan como tambores en 
ese silencio tan extraño ,el tiempo parece ir mas lento,es momento de 
relajarnos,de mirar en nuestro interior,de fundir nuestra alma,retirando escoria y 
hollín y blanquearla con promesas y retos como todo que nos rodea ¡ por no 
desentonar !  

 T iempos para recordar y rememorar nuestro pasado glorioso,Sepulveda,Ayllon,Maderuelo son algunos de los pueblos de nuestra provincia que hacen sus ferias medievales, 

El próximo sábado,la feria de la cerveza artesana de Sebulcor,a sí reza la convocatoria,un buen día para celebrar el fin de la cosecha,el sábado sabadete o las vacaciones,bien ganadas y olvidar todo esto que nos agobia y que no  es por culpa nuestra,que nosotros ya cumplimos.
Celebremoslo,difrutemoslo,conozcamos a estos druidas y compartamos charla con una,dos,tres...,las que sea necesarias,para llegar a tener nuestro espíritu tranquilo junto con los que allí asistan y es que dice un compadre mio que de vez en cuando la cuba debe de airearse,degustemos la labor de esos druidas entre ellos a Nacho y Silvia los promotores d esta Iº feria y productores de la primera cerveza artesana segoviana,y por que no conozcamos su filosofía basada en el veganismo ,un estilo de vida basado en el respeto a los animales,que  eso ya dice mucho de ellos,la belleza de la vida solo se encuentra en la vida.

Finalmente serán nueve cerveceros de Madrid, Soria, Palencia, Valladolid, Barcelona, Girona, y Segovia claro. Durante todo el día habrá música ambiente, luego tres actuaciones en directo y una chica pinchando música.
De 12 h. a 14 h. habrá juegos tradicionales. De 12 h. a 18 h., más o menos, estará la exposición de Semillas autóctonas y se harán 3 visitas a la microcervecería VEER,  a las 13 h, a las 17 h y las 18 h.
La entrada a la feria es gratuita, hay que comprar el vaso de cristal oficial de la feria por 1,5 €,  y es en el que los cerveceros servirán sus cervezas.
Contaremos con dos puestos de comida, para ir picando entre caña y caña.

Ah!!! el autobús lo están gestionando unos amigos, escribirles o llamarles:enclavemedioambiente@gmail.com o en el 655179689 y 645372274, se llaman Dani o Eva.





Que triste es a veces no poder elegir tu propio camino, y en ocasiones tus huellas aun recientes sean borradas, otros eligieron y eligen por ti, otros creyeron que su camino era el único, el correcto, el que debías de recorrer y sin mirar atrás lo recorres, porque si miraras atrás no serias ya más que una estatua de sal, sin más, tu opinión, como persona libre, con propia identidad, no cuenta, no eres más que una estatua de sal, un borrego mas del rebaño, solo los brotes frescos y verdes son para los mas intrépidos.
Mi camino es humilde, es un camino largo y lleno de una historia ya pasada, de pasos lentos y meditados
Los caminos del pasado se esconden bajo las tierras del labor, otros en el olvido, ignorados y cambiados por intereses creados.
Hubo pueblos que hicieron caminos y caminos que hicieron pueblos,

Caminos de polvo,barro y cruces relatando nuestro pasado a nuestro paso, campos de barbecho y de tierras preñadas, de trigos acunados por la brisa del amanecer y amapolas cascabeleando con el viento del atardecer, Castilla la Vieja es un pueblo tras otro, de torres altivas en el horizonte,de bellas facturas y ojos hermosos de medio punto mirando a los cuatro puntos cardinales, descansando sobre ábsides decorados por hábiles canteros.
                                          MI CAMINO DE SAN FRUTOS
Aquella mañana partió hacia una nueva vida, un nuevo lugar donde vivir, aun desconocido para él, vistiendo su sayo y en sus pies unas sandalias, como equipaje un zurrón repleto de desolación por la muerte de sus padres, en su mano derecha un báculo que ya siempre le acompañaría, una imagen que perdura en la actualidad de nuestro santo segoviano. Las calles de Segovia a su paso le resultaban mas frías que nunca, siempre le resultaron frías pero ya nadie ni nada le sujetaban a esa gran ciudad,cruzó sus murallas,a veces protegen,en ocasiones te hacen prisionero, su búsqueda comenzaba sin vuelta atrás, todos sus bienes junto con los de sus hermanos fueron regalados a los más humildes de la ciudad.
Una ultima mirada desde la vía roma hacia el acueducto signo de opulencia y poder, bello, si, ¡pero cuantas vidas quedaron entre sus cimientos! Cruzo el río Eresma sin querer, sin sentir que bajo sus pies la vida seguía su curso, tanto estando él como si no, todos somos prescindibles , solo el individuo se cree imprescindible, se cree único en el mundo.
Su caminar no está exento de gentes que se cruzan buscando el refugio de la capital, carros, jinetes armados y desalmados, y los más, los desheredados, a pie, como él pensó, ya la diferencia es notable, empiezo a ser uno más, no hace unos días mis trayectos se hacían por calzadas en confortables carruajes tirados por bellos y engalanados caballos.
Encerrado en lo más íntimo de su interior, no se daba cuenta ni tan siquiera de las horas que llevaba caminando, ya las gentes no se cruzaban en su camino, caminaba y caminaba sin ruta predeterminada, sin un lugar fijo de llegada, tampoco el tiempo importaba, solo huía, dejando atrás todo lo pasado ¿Desengaños tal vez? ¿Incomprensiones de adolescente? ¿Rencores? ¿o simplemente diferencias con toda la sociedad de explotadores, entre los que él  se encontraba? En su gran casa tenían dos familias como sirvientes, en su educación no le permitieron nunca tener relaciones con ellos, nada más que las estrictas de amo, pero a escondidas jugaba con el hijo de sirviente, su gran amigo de infancia, nunca le olvidará, ni olvidará ese mal día cuando sus padres obligaron a su amigo a irse de su casa por encontrarles jugando juntos, nunca tubo respuesta a su pregunta -¿por que no puedo jugar con él?-que cruel es la madurez.
La noche se echaba y despertó de su letargo interior, notando que sus pies doloridos necesitaban descanso y su cuerpo algo de comer y beber, no muy  lejos divisó el cauce de un río o arroyo en un valle, junto a este una fuente donde saciaría la sed de su cuerpo, pero no su saciedad de espíritu apenas liberado, un pequeño abrigo que hacia un saliente de rocas sería esa noche su alcoba, duro colchón, acostumbrado a la lana bien mullida y las sabanas de lino,dura y fría noche, lejos de su hogar por primera vez, lejos del amor de sus padres ahora tan recordados, pero confiado en su futuro incierto.
Sufrió la noche en la más absoluta soledad, su decisión no tenía retorno y acurrucado bajo su sayo quedó tan dormido que ni los aullidos de los lobos, ni las alimañas, perturbaron sus sueños de jovenzuelo que era, solo escucho el canto de un ruiseñor y asomándose descubriendo del rebujo del sayo un poco su cara vio que con su canto solo le daba los buenos días. Fue una noche fugaz, la mañana le pareció la más azul que jamás había visto, era los principios de la primavera, los pajarillos de ese paraje, para él nunca visto, canturreaban sin cesar. Acercándose al manantial bebió de ese agua tan cristalina y pura como el amanecer, solos el cielo, los pajarillos, la tierra bajo sus pies y él, se sentía pletórico y agachándose para echar un buen trago de agua vio que a su lado una pareja de jilgerillos bebían con pequeños sorbos de ese mismo agua junto a él, -preciosa escena- pensó mirándolos con esos ojillos de adolescente. Sentado sobre una piedra junto a la fuente sacó del zurrón un poco de queso y una hogaza de pan, alguna lavandera se acercó al festín que allí veían desde los árboles de la ribera y mirándolos con ojos enternecidos compartió con ellos un poco de pan -también son hijos del creador- y alborotados comieron sin ningún miedo.
Su caminar no terminaba allí, en ese lugar tan bello y agradable, no se sentía lo suficientemente puro para compartir ese lugar y emprendió de nuevo su paso abandonando ese valle.
 La soledad volvió a ser su compañera de viaje por los páramos, el sol del mediodía ya calentaba y presagiaba tormenta aunque él no era hombre de campo para saber que una gran tormenta le sorprendería unas horas más tarde y sin lugar donde refugiarse. El cielo se tornó tan negro como las entrañas de una cueva y lanzó tantos rayos y truenos que parecía haber llegado el fin del mundo, como pudo resistió los embistes de la naturaleza, sintiendo que él no era nada ante tanto poder, apenas otro ser más, pero más indefenso que cualquiera de los que vagaban por esos campos.Esa noche durmió al raso,calado hasta los huesos,y sin ninguna protección,como compañía,la dama Soledad con su aliada e incondicional juventud,velaron su descanso y sus miedos.
Amaneció un nuevo día,un nuevo camino por recorrer,en su caminar vio villas, pero no queriendo perturbar de nuevo su espíritu, por ninguna pasó, vadeó un nuevo río que con las crecidas del deshielo era peligroso no cruzar por los puentes que los del lugar hicieron para ello, pero le incomodaba un poco la mal llamada para él, civilización. Algún día  pensó  no sentiré miedo porque mi alma ya estará curada-. Difícil interpretar los condicionantes que llevan a un joven sin pecado ninguno a sentir de esa manera, solo se puede hallar una respuesta siendo él, por eso nunca entenderemos a nuestros congéneres pero no por ello no respetaremos sus principios, tan válidos como los de cualquier ser humano..
Al atardecer, ya casi de noche, aquella jornada estaba ya tan cansado que junto a un río y debajo de unos arboles se abandonó al descanso, no sin antes mirar a su alrededor y al cielo, mil estrellas le cobijaban y la luna apareciendo por entre esas paredes rocosas  que como gigantes, abrigaban a un lado y a otro del río a cientos de ruidosos animalillos. La luna tímidamente apareciendo entre esos gigantes se reflejaba tan temblorosa en el agua del ese río, como nuestro caminante al no ver cuanto le rodeaba.
Un nuevo día nació, un nuevo despertar a la vida, una nueva jornada de búsqueda, a veces nos alejamos demasiado en nuestra búsqueda, pero en soledad, lejos de todo lo que nos contamina, es mas fácil encontrar lo que buscamos y... ¿lo encontraremos en nuestro interior? tal vez.
 Sorprendido de ver lo que sus ojos veían con esos primeros rayos de sol, se levantó de su socorrida cama, los gigantes eran rudos pero con cierto encanto e incluso hospitalarios pues entre sus recovecos cientos de aves anidaban. Prisionero entre los gigantes un río buscaba libertad en ocasiones y otras se dormía plácidamente a la sombra de los árboles de ribera que por doquier allí se encontraban, peces navegaban por sus aguas que vestían la ribera de un verde esperanza, decidió seguir la libertad que las aguas le emplazaban a seguir y después de un fugaz desayuno se dejó seducir por el rumor de esas aguas siguiéndolas río abajo, los gigantes pétreos, el río, la vegetación, la fauna que allí vio le hicieron prisionero de por vida, su búsqueda terminó, sobre una península que aún en honor a él lleva su nombre. Vivió allí hasta su muerte sin abandonar nunca ese lugar llamado la Península de San Frutos.
                                                                    Espirdo        
                              Ermita de Veladiez ,canecillos y portada románica junto a una necrópolis visigoda.
                                                                          Espirdo
                                                             Iglesia de San Pedro Apostol

                                                                  Iglesia de Brieva

                                            CONTINUARÉ ESTE RECORRIDO EN LA PRÓXIMA ENTRADA


Cerámica Terra sigillata, el ajuar de lujo de los romanos, cada año los restos son mas pequeños, se rompen fácilmente al salir y erosionarlos las inclemencias del tiempo y ser aplastados por los tractores (por supuesto, se quedaron en el lugar donde estaban, ¡faltaría mas!, debemos cumplir las normas, pero me jodió mucho dejarlos).
  

En estos días pasados, las lluvias llenaron nuestros pantanos, nuestros arroyos sedientos de agua saciaron su sed de años, y en los campos de labor cayó el agua con más o menos intensidad, lavando la tierra y dejando a la vista lo que ocultaba, en muchos de los casos, como este que os muestro en la imágenes, es una página abierta de la historia y me encanta leer en ella. No son ni más ni menos que restos de una villa romana, restos que la reja de un arado saca a la luz, exponiéndolos al deterioro de un siglo XXI, llevaban, ocultos, impolutos, bajo la tierra, desde el siglo IV, cuando se abandonó ese lugar, pero esa reja los profana año tras año, tarea tras tarea de vertedera, los destroza con sus toneladas de peso al pasar por encima las pesadas maquinarias.
Son restos que desaparecen, piezas de un puzle del pasado que ya no se recompondrá nunca, es nuestro patrimonio, de más o menos valor, pero nuestro patrimonio, nuestro pasado. Dicen que estudiando el pasado entenderemos el futuro, en este caso poco quedará para el estudio.
Hace ya bastante tiempo mi afición durante unos pocos años fue buscar tesoros con un detector de metales,¡casi na! Nada serio, en mi tierra hay tantos pueblos en la actualidad, como despoblados, de ellos no queda apenas ni el recuerdo, son tierras dedicadas a la agricultura en la actualidad, nunca encontré un tesoro, pero si tengo alguna que otra moneda, algún que otro resto de cerámica, piezas que guardo como oro en paño y que tuvieron su estudio de arqueólogos, los cuales me dijeron que dejara esa actividad y me tacharon de expoliador. Yo dejé esa afición comprendiendo el daño que podía hacer, pero me entristece ver lo que está pasando por nuestro patrimonio,es arrasado con una reja de un arado temporada tras temporada, y nadie, ni esos que me tacharon de expoliador, paran esa destrucción y ellos lo saben. ¡Vaya que si lo saben! Yo al menos recuperé alguna pieza de ese puzle, pero ¿cuantas se perderán por su incompetencia? ¡Y yo era el expoliador! porque tenia cuatro pesetas del Paquillo y cuatro cerámicas Sigillatas que cogí antes de pasar la rueda del tractor por encima de ellas.
Creo que empiezo a comprender esta sociedad actual... ¿se llama, tal vez, hipocresía? Roba cuatro duros para comprar unos pañales y tienes cárcel, roban unos millones de euros y la que no sale de los juzgados cantando, sale jugando al balonmano.
¡Ay, que pena mas grande!.


Quizás en tu comarca también pasa, denúncialo aquí, alguien te oirá.


Esto es el piso o pavimento de la villa romana, la reja lo levanta y lo destruye. En este caso no es un mosaico bellamente decorado, pero... ¿y si lo hubiera sido?


Later coctus, tégulas, ímbrices, opus caementiciun, es decir, ladrillos, tejas planas, teja curvas y hormigón, aparecen diseminados por todo el lugar, ya sin orden ni concierto, arrastrado por los aperos de labranza.

Bonita mañana la de este sábado, ¡¡pero!! para mirar desde la ventana junto a la chimenea bien encandilada, ¡¡pero!! esto de nevar en Segovia, no se ve tan a menudo como decían los antiguos, -nevadas tan altas como largas, caían cuando era yo pequeño, no podíamos salir de las casas en semanas-, pero yo me pregunto que tan viejos no son y parece, por lo que me cuentan, que vivieron  los últimos coletazos de la glaciación, como cambia la historia, ahora nieva, hace un día de perros, dos grados bajo cero y ala al campo, a disfrutar. Y es que sí, la nieve en mi caso me atrae, el campo se viste de blanco virginal como una novia delante del altar, y yo no quiero perderme esa ceremonia llena de emociones.

La primera novia se encuentra en Valdesimonte, algún detalle nos recuerda aún su pasado más románico. Junto con la iglesia de Sebúlcor comparte tener las espadañas bastante inclinadas, parece que se van a caer de un momento a otro, pero ¡¡no!!, son los nervios del momento. 

Y emprendo camino hasta Rebollar...


...donde recojo estas dos imágenes como puedo, el piso está completamente helado, corro peligro, a mí la cabeza me pesa mucho, soy cabezón, si no me daría la vuelta a casa...


pero las novias están ya vestidas de blanco y espera ya en San Pedro de Gaíllos y no puede faltar nadie, ni el afotografiador, ni el apuntador que es el mismo que se lo cuenta.


Este era el estado de la carretera, una pista de hielo este trayecto, hasta encontrarme con la carretera de la Matilla que cojo a la izquierda en dirección Sepúlveda, a unos centenares de metros un cruce, que cogeremos a derechas, nos lleva al pueblo de Valdesaz 

Y esta es la novia de Valdesaz, muuu rural ella,pocos invitados,pues el pueblo es muuuu pequeño el,pero muuu autenticos ellos,


Los trayectos son muy cortos entre un lugar y otro, pero son en estos tiempos actuales, vehículos con buena calefacción, al refugio de las ventiscas que vienen congeladoras, pero debemos ponernos en la piel de los viajeros de hace tan solo sesenta años, en un carro.
Casi sin darnos cuenta llego a un cruce, de frente, una imagen preciosa, el castillo de Castilnovo, está vestido también de gala, digo yo que estará invitado, como perteneciente a la nobleza.



Ese cruce anterior, cogiéndolo a mano derecha, nos adentra en el valle del río San Juan, viene crecido, y sus destellos plateados me recuerdan al río de un belén de Navidad, es un paraje precioso este que nos llevará a las Castrosernas, abundan los nidos de buitres y otras aves, en sus recovecos y en sus cuevas, que también abundan y fueron refugio de nuestros antepasados. ¡¡Esos si pasarían frío!!

El puente de Castroserna de Abajo, el río San Juan esplendido, por este puente antiguo, paso de las diligencias hacia Madrid, intento llegar por un camino hasta el pueblo de Santa Marta y desde arriba coger la imagen del pueblo, pero no lo consigo, toda la cuesta es una placa de hielo, busco un nuevo itinerario, pero este es muy válido para, en verano, llegar a Santa Marta.



Las circunstancias del terreno me hacen ir hasta Castroserna de Arriba, donde recojo las imágenes de la novia y del palacete que se encuentran en ese pueblo, el camino, algo menos pronunciado que el de Castroserna de Abajo, cruza el río San Juan.






Después de recorrer estos caminos de la "Castilla Siberiana", donde las sorpresas te las encuentras sin esperarlo, llego a donde anteriormente quería subir y recoger la imagen del pueblo de Castroserna de Abajo, está en dos barriadas, sus casas pugnan por llegar a lo más alto trepando por sus laderas, unas en  un cauce del río San Juan y las otras en el otro, unas reciben el sol del amanecer otras el del atardecer, unas están al sol y las otras a la sombra y así todos contentos en ese pueblo.
Pero la novia está impaciente, sus tesoros en su interior guarda celosamente como novia casta y pura que se precie, no desesperes novia mía, no te impacientes guapa mía, que novios tendrás, cuando abras tus puertas de par en par.



No faltan caminos en Castilla, ni caminos sin cruces, testimonios de un pasado, violento en ocasiones, hasta cruel en otras, pero en común, todos amargos.

Y llego a Santa Marta, donde mi novia ya está casada con su noble y sobrio caballero, Campo Castellano. 

Una pequeña carretera desde Santa Marta, que cruza el río Caslilla, me conduce hasta Duruelo, donde la novia viste preciosa peineta y algún que otro postizo, tapando su belleza. Y como que no quiere la cosa, por una pequeña carretera, me voy para la Fresneda.

Ha pasado ya mucho tiempo esperando,
desconsolada,ya no espera,
sus esperanzas se desmoronan,
como sus piedras, una  tras otra,
pero preciosa mía, todas las novias son bellas
 aunque tu no te lo creas. 

Un camino de buen firme y buen monte me acerca desde Fresneda hasta Sotillo, apenas a un par de kilómetros me encuentro a una preciosa novia y junto a ella, su padrino, el el río Duratón espera junto a la carretera, viste con sobriedad, y a la vez con alegría y soltura un buen vestido románico confeccionado por los mejores modistos de la época. Si no viene su novio a buscarla me la quedo para mi.

Llego tarde a Duratón, e incluso el frío tan congelador de esta mañana parece remitir, novios no le faltan a esta novia, que aunque no vista de blanco ni de seda, todos la quisiéramos.

El Olmo se encuentra tan solo a un par de kilómetros de Duratón, El Olmo apenas tiene casas que abriguen a esta moza casadera, el río Serrano, bravo en invierno, se ríe al pasar junto a su lado, no es el más indicado, pues yo me río de este río que, en verano, no tiene nada de río. 

Vuelvo tras mis pasos a Duratón y una carreterilla que desde allí sale me lleva pasando por Vellosillo (un pueblo de castillo aunque tu no lo creas) hasta Perorrubio, donde termino mi ajada mañana, que aunque estuve de ceremonias, nunca, ni vestí frac, ni estuve invitado, por lo tanto, con frío y sin convite, pa casa me voy, no sin antes despedirme y decir, ¡VIVAN LAS NOVIAS DE MI TIERRA!

Sobre las cookies

Comentarios

Archivo

La Senda de los Frailes



Etiquetas